En nuestro país, la vivienda social representa un reto con un trasfondo profundo donde debemos encontrar el balance entre la necesidad y el poder adquisitivo del cliente, ofreciendo una opción que va más allá de solo un inmueble para habitar.

Ir a Arriba